martes, 20 de noviembre de 2012

Pequeña aprendíz...

 
Pequeña aprendiz te debo soltar la mano,
serás la protagonista de un nuevo asombro,
serás la que construye un diferente sentido del mundo.

Te he traído a caminar nubes y a distinguir colores,
te he propuesto masticar hojitas y sembrar semillas,
te he rastreado las terminales nerviosas para despejar
el placer y la ternura de aprender.

Pero es el tiempo,
hay que hacer otra historia
 y otros escenarios encantados.

Tiempo para que camines sola.

Tus nuevas imagenes hablaran de un horizonte joven,
tus palabras serán distintas,
cada escrito será huella
todo lo que hagas será un índice existencial de pureza.

Te traigo hasta aquí,
para que yo pueda construir el olvido,
para no impedir más esa libertad azul que tienes,
para que yo busque  en otros otras razones de senderos distintos.

Pequeña aprendiz,
cada despedida es un nuevo nacimiento.

Makamoro.



lunes, 15 de octubre de 2012

Pedagoloko hoy

Pedagogo de palabra y andanza, de poemas y visiones.
Pedagogo para enseñar que he visto árboles frondosos, flores nocturnas, felinos felices,
ríos enfurecidos, pájaros de fantasía.
Pedagogo para aprender de los cuerpos desnudos, de las palabras sabias, de los libros sublevantes.
pedagogo del conocimiento inquieto, desobediente, de asombros y curiosidades.
Pedagogo del viaje a pie, del recorrido en bicicleta, de la soledad en la tarde.
pedagogo para disfrutar del arte, la felicidad de la danza, la magia de la pintura, el goce  profundo de la música, el placer ante el teatro, la escultura y el cine, disfrutar  como un niño de la creación humana.
Pedagogo un tanto loco, a veces demente profundo, muchas veces triste y desesperanzado, otra veces derrotado...
Pedagogo resucitado para guiar y volver a sembrar, pedagogo que orienta en la búsqueda de la esperanza.
Pedagogo para conocerme y no terminar de sorprenderme,
¿Cuanto tiempo perdido, cuántos placeres desperdiciados y desconocidos, cuántos placeres sin saciar, cuánto arte por descubrir...?
Pedagogo para descubrirme,
pedagogo para fundar una revolución,
pedagogo para cambiar la historia,
pedagogo para volverme a perder.
Necio profesor que conserva aún un gramo de ilusión.

Makamoro.


viernes, 5 de octubre de 2012

Pensando en ser profesor...

Dispuesto al olvido, dispuesto a soñar, dispuesto a no dejar de leer y escribir...
Un docente de la palabra, del acto liberador, del cuento que recrea la fantasía.
Si estás pensando en ser profesor tienes varios compromisos, comprender cómo aprenden los niños, comprender que el aula ha cambiado, comprender que hay una emergencia por la vida y la defensa de la naturaleza.
Tendrás que conocer las convenciones universales sobre derechos humanos, tendrás que tener muy claro tu papel de promotor cultural, deberás ir al teatro, al cine, al río de la selva..., tendrás que conocer muchos pueblos y colores de piel.
Los estudiantes serán el eje de tu vida, tu promoverás su desarrollo, su pensamiento, su sensibilidad, no permitirás que el autoritarismo te domine, ni que las mentiras gobiernen.
Para ser profesor deberás estudiar en las mañanas y en las noches. Para ser profesor deberás atreverte a caminos distintos, la ciencia, el arte y la magia rondarán tu cabeza, no permitirás que los fanáticos, los enfermos del dogma y los estúpidos de la regla pueblen tu escuela.
Si quieres ser profesor debes pensarte y hacerte un ser humano libre.
No te pagaran sueldos dignos, tus colegas serán enemigos la mayoría de veces, las familias jamás entenderán tu conocimiento y aún así conquistarás corazones y liberarás pensamientos.
No es fácil ser profesor y si lo intentas y lo logras  serás un gran cultivador de humanidad.
Enseñar no es para todo el mundo.

Makamoro

jueves, 27 de septiembre de 2012

Tiao Rocha

Frente a una región históricamente exportadora de manos de obra para el servicio esclavo, representado en la modernidad por el trabajo en el corte de caña de azúcar, Tião Rocha há pensado: “No podemos y no queremos perder ningún niño para el corte de caña”, pero ¿Cómo ayudarles? Su respuesta: “Ofreciendo oportunidades.” Hace 23 años Tião dio principio a creación de una escuela bajo un árbol de mango. La pregunta en aquel entonces era: ¿Será que es posible hacer una educación sin escuela? Uno de los mayores problemas de la escuela es que ella está desvinculada de la realidad social, en vez de constituir una extensión de la vida de los alumnos, ella desconsidera los saberes que ellos tienen así como las experiencias que traen. En este sentido la escuela se há convertido en un espacio de aislamiento. El objetivo de integrar a los niños a la escuela es, cada vez más, alejalos de la calle, ¿pero cómo formar ciudadanos si nuestra educación nos aleja de la ciudad? En el Vale do Jequitinhonha, una de las regiones más pobres de Brasil, encontramos un modelo de educación que responde a esta pregunta. Y todo ha empezado con la llegada de Tião Rocha. Conmovido con la información de que despues de ocho años más de 95% de los alumnos aún presentavan un desarollo escolar considerado insuficiente, el antropólogo y educador popular tuvo la idea de crear una Unidad de Tratamiento Intensivo – UTI – un espacio educativo que sirve para despertar las ganas de aprender. De acuerdo con Tião, el intuito es preservar la vida y la ética, todo es valido para salvar al niño de la muerte cívica y ciudadana. Los niños necesitan menos de escuela y más de educación. De ahí padres y alumnos aprendieron a compartir y convertir sus própias experiencias en enseñanza. Las madres cuidadoras son un ejemplo. Madres de la comunidad aportan com sus conocimientos populares para la educación de los niños. Una de las madres ha enseñado una receta, la de bizcocho escrito. A través de la masa del bizcocho los alumnos escriben las letras y sus nombres, de modo que aprenden mientras se divierten. El hecho de aprender hay que ser una obra en que alumnos y profesores sean involucrados y se vean reflejados. De igual manera permitir que los alumnos participen de la creación del material didáctico, por ejemplo, haz con que los trabajos escolares sean mucho más interesantes. Aprender a leer y a escribir, es decir, conocer la lengua materna es un punto muy importante al aprendizaje. Para estimular el hábito de la lectura concibieron una biblioteca móvil, que a cada dos o tres meses cambia de casa, si la casa a lo largo de estos meses, se convierte en uma biblioteca popular, y es siempre una fiesta rodeada por danza, canciones, poesia y lecturas. Es preciso reconocer que las cosas más importantes que aprendemos en la vida no fueron enseñadas en la escuela, así que valorar, estimular los saberes informales y la cultura popular, justo como ocurre en el Vale do Jequitinhonha, es una manera de tornar la educación en un patrimonio de la comunidad. La herencia musical fue involucrada a la educación y concedió muchos frutos. Milton Nascimento, un cantante muy reconocido e importante para la música brasileña, escribió una canción y la ha grabado junto a los niños, que fueron, incluso, a Paris para algunas presentaciones. Con la plata que captaron fue construida una sala de cine en la escuela. De dos mil niños que pasaron por el proyecto ningún fue al corte de caña. Al contrario, seis de ellos forman parte de la Universidad de Música Popular de Barbacena, una ciudad de la província de Minas Gerias, y otros cuatro estan en el Bolshoi Ballet.
Con todo eso es posible creer en una educación en que, como sostiene el Centro Popular de Cultura y Desarollo, fundado por Tião Rocha, la tinta y la madera, la historia y el sueño, la palabra y al tierra, el alimento y el juego, el canto y el trabajo constituyen un pretexto para ejercitarse en el aprendizado diario de crecer como un ser humano, no perfecto, pero completo.

domingo, 23 de septiembre de 2012

 
Cómo no suicidarte si los adultos somos aburridos a morir,
cómo no matarte allí en la escuela si ella es tan
sin sentido y estúpida,

cómo no matarte en tu ni niñez si el futuro se lo roban a diario los políticos,

Sí, amiga suicida, claro que te entiendo...
Los humanos han acabado con el agua,
talan bosque para hacer industrias de humo,
hacen guerras, gobiernan con la injusticia, crean desiertos, negocian con las semillas.

Cómo no matarte en tu caluroso pueblo sin planes para los jóvenes y la libertad,
cómo no matarte si nadie se sentó a hablar del mundo y de la vida contigo.

Cómo no suicidarte si había tan poco por qué vivir.
Las iglesias te engañaron, la escuela no sirvió, la calle estaba intoxicada, no hay empleo, no hay salud, no hay vivienda, no hay dignidad...

la radio transmitía la música de la vulgaridad, la televisión mentía a toda hora...
no pudiste ir al teatro, ni practicar la danza ni tocar instrumentos de dulce música porque tenías que aprenderte las tablas y hacer la copia de la cartilla...

Cuando tuviste la gran idea con las flores y la protección de mariposas se burlaron de ti y el profesor te envió nota a la casa porque no entendía qué pasaba contigo.

Claro que eso no fue problema en tu casa no había nadie, una hermana igual de sola, una mamá trabajadora, explotada sin horario ni ilusiones y un papá desconocido que tiene varios hijos por ahí.

No pudiste elegir, el suicidio fue el camino, con una 38 en un patio de recreo, tuviste el valor de decirle a los adultos, a tus compañeros y al mundo que no estás de acuerdo con éste país de mierda, que no quieres una adultez sin sueños, que no quieres andar solamente por el pequeño pueblo lavando ropas ajenas....
Tu anhelabas mucho más
pero nadie te escuchó, ni te ayudó, ni te inspiró.

Querida suicida hoy te entiendo y admiro tu valor
No seguiré tu camino haré poemas de protesta.

¿De dónde sacaste el revolver?


Makamoro.

domingo, 2 de septiembre de 2012

De escribir por existir - 2012

Pájaro que saluda
que vuela
que advierte...

sobre una existencia fallida
sobre un sistema incorrecto
sobre la salud que termina.

Pájaro que bebe
que arma nido
que recuerda...

Esto es un instante efímero
esto es algo que muere
es urgente aprovecharlo.

Pájaro que se va
que sacude las rama´s
que avisa...

sólo hay un día
sólo hay un cosmos
sólo te irás a la tumba

Pájaro,
ave de buen agüero.

Makamoro

jueves, 30 de agosto de 2012

El discípulo inquieto

El inquieto joven razonando sobre un trabajo, dejado en clase por un profesor que impactaba por sus ideas disonantes,  caminó la ciudad, observó a las personas que viven en los andenes, observó los conductores borrachos, los policías atracadores, las niñas criando niños en medio del vicio y la pobreza. El joven asombrado por la capacidad  de robo de los políticos se subió a la montaña más cercana para mirar la urbe y desde allí se preguntó: ¿Para qué educar?
- Para otorgar sentido, quizá
- Para soñar un mundo distinto, quizá
- Para crear conciencia contra la guerra, la violencia, la injusticia, la corrupción, quizá
- Para hacer respetar el cuerpo, la dignidad, los derechos humanos, quizá
- Para formar en las maravillas del arte, en el poder de la ciencia, en la urgencia de la técnica, quizá
Pero recordó a los profesores de su antigua y desvencijada escuela, casi sin estudios, preocupados por su salario de hambre, consumidores de objetos y mercancías como todos los demás, recordó los profesores tiranos, los profesores mediocres, los profesores mentirosos que no enseñaban ni propiciaban conocimiento sino miedo y desilusión, se dio cuenta que la escuela es muy compleja y  difícil de cambiar, que a nadie en el poder le interesa que se trasnforme pues podría ser peligrosamente subversivo.
Pensó un buen rato y al fin se lanzó al vacío desde el pico más alto, al ir  cayendo comprobó  la necesidad de volar, de escudriñar el viento y visitar las nubes, la tarea de aquel profesor disidente había consistido en probar el viejo paracaídas heredado por sus amigos parapentistas, el único que se atrevió fue el inquieto muchacho dispuesto a  hacer algo distinto y así lo hizo, se fue a volar.
Su nota fue sobresaliente.

Makamoro

martes, 21 de agosto de 2012

Sobre la educación prohibida


INTUICIONES EXISTENCIALES

SOBRE LA EDUCACIÓN PROHIBIDA



“Hay que avanzar hacia una educación  que no se limite a informar y a adiestrar, que no exagere el culto de la competitividad, que favorezca  la capacidad de creación, la alegría de buscar, el espíritu de solidaridad. Abundan los uniformes y también arbitrarios sistemas de calificaciones, los certámenes de repetición, la mera adoración de lo que otros han creado, la disciplina obtusa y mecánica”

William Ospina[1].



El trabajo realizado por aquellos pedagogos inquietos que se fueron por América del Sur y otros países preguntando por la educación me ha generado un alboroto espiritual, la veo, los escucho, siento que hay algo que decimos en conjunto, algo que es necesario repetir una y otra vez, la educación debe servir para edificar al humano y no para amansarlo, aquietarlo e inutilizarlo.

Varias veces he cuestionado la escuela, varias veces he dicho que la educación debe acercarse a los niños, que no se debe distanciar de sus vidas que los docentes deben apostar por otro tipo de relación didáctica que no esté mediada por la nota, el control y el grito.

He pensado que la escuela debe ser de grandes maestros artistas y deportistas, que los docentes deben saber cantar y bailar, que deben ser magos y juguetones, que deben ser justos y amigables. He dicho que el conocimiento se descubre, se asume, se disfruta cuando salimos a la montaña, cuando vamos al río, cuando hacemos pan y cuando actuamos en el teatro. La educación es una experiencia de vida.

Por eso mi pedagogo de cabecera es el maestro Ciruela[2], aquel que Fernando Almena nos presenta en una historia bella sobre la docencia y el conocimiento. Don Teófanes Ciruela es ese capaz de romper con una escuela de  salones cerrados y sin ruido, es aquel capaz de  mostrarnos el aprendizaje significativo en la fuente del parque, es aquel que nos motiva observar con detenimiento el proyecto presente de vida de los niños.

Y sin embargo por estos lares nos hablan de un cuento traído de los cabellos llamado calidad educativa, cobertura, bilingüismo, nos dicen que los niños serán más aptos para el desarrollo si tiene computadores y televisores, nos hablan de que cualquiera puede ser maestro pues las tecnologías buscan el auto aprendizaje y la independencia pero a la vez  vemos como hay más niños sicarios en las calles, más niñas criando bebés, más violencia de pandillas, más consumos de alucinógenos, más suicidios prematuros, la escuela, la educación y los docentes van por otro lado, nuestro niños y jóvenes van por otro atraídos por una sociedad enferma que ofrece muerte y competencia, moda y consumo, pobreza y estupidez.

Y en las facultades de educación se enseñan las disciplinas y la pedagogía queda relegada como relleno, entonces ingresan a la educación sabios matemáticos e ilustres biólogos que no saben qué hacer cuando el niño o la niña llegan a clase con una dificultad de vida, cuando traen preguntas vitales y no editoriales, cuando traen sueños  e ilusiones y no tareas copiadas del texto.

La formación del docente debe estar dentro de las propuestas de Gardner y Perkins, de Morin y de Goleman, una educación fundada en un reconocimiento  de la emociones como inteligencia, de la multiplicidad y plasticidad del pensamiento complejo, hay que traer a colación a Chamalú (ver Wayra) y la experiencia de las eco-aldeas, hay que poner a circular los textos de Humberto Maturana y de Carlos Cullen, hay que ver la propuesta de Peter Mc Laren y de Henry Giroux.

La educación prohibida es una incitación a romper con la escuela anquilosada y opresora, invita a optar por la libertad y la democracia, pide a gritos que la educación sea ecológica, estética, innovadora, inteligente. Pide que los docentes lean más, escriban más, jueguen más, califiquen menos. Pide con toda la fuerza que se observen los ideales de Whitman, de Maturana, de Freire…, que hablemos en términos de pedagogía y no de acuartelamiento.

No más escuelas cerradas, no más escuelas panópticos, no más escuelas sordas a las urgencias de los menores. Se requiere un nuevo conocimiento asociado al asombro y el encanto, un nuevo currículo que aporte soluciones al problema ambiental, un laboratorio social que edifique la justicia y el respeto a los derechos humanos.

La escuela prohibida llega a mi vida cuando he visto cómo se maltrata a los docentes con sueldos de hambre, me llega cuando se han radicalizado los discursos represivos y  ven al estudiante como un sujeto peligroso y amenazante, me llega cuando se insiste desde las administraciones peligrosas que la educación es un negocio y que debe ser vista como una organización productora de mercancías y objetos humanos.

Ha llegado para refundar mi esperanza, para avivar mis ideales, para decir a los cuatro vientos que ya no queremos más profesoras “Tronchatoro” como la de la película Matilda, que buscamos docentes parecidos a Teófanes Ciruela, que los rectores deben ser visionarios, utopistas, grandes ideólogos de la libertad y el humanismo. La película ha llegado a mí para despertar el pedagogo dormido y volver a hablar en mi aula de los sueños de Verne y Asimov, del gran D’avinci y de la permanente sublevación de Don Quijote.

Hay una educación prohibida que está en el sueño de Alexander Neill, que está en la propuesta de Montessori, que se halla en los viejos cuadernos de Fernando González y Estanislao Zuleta, sueños que debemos retomar y echar a andar pues nuestro menores  lo claman y cada vez que veo un muerto en la escuela, un maltrato entre pares, un niño sicario, una niña embarazada, un ser humano habitante de la calle constato que la educación oficial, formal, tradicional ha fracasado y que es hora de probar lo distinto.

El sistema socio-económico mediado por el consumismo y el mercado ha logrado una escuela inútil, individualista, competitiva y malsana, por lo tanto no sólo habrá que pensar en una nueva educación sino también en una nueva sociedad, unas nuevas relaciones familiares, unas nuevas formas de administrar y distribuir el poder pero quizá al cambiar la escuela y atrevernos a  hacer una nueva ciencia y un nuevo arte podremos imaginar un nuevo mundo con una escala de evolución más alta que ante todo y sobre todo proteja y respete la vida.

Qué bueno que ha llegado la educación prohibida[3] a mi vida en un formato audiovisual, yo no andaba tan equivocado y es bueno sentir cómplices.



Manuel Camilo Morales Rojas.

Licenciado.











[1] Ospina, William. La escuela de la noche. Grupo editorial Norma. Bogotá, 2008.
[2] Almena, Fernando. El Maestro Ciruela. Editorial Edilux, ediciones Susaeta, Medellín, 1990.

[3] http://youtu.be/-1Y9OqSJKCc La educación Prohibida. 2012.

jueves, 16 de agosto de 2012

ES URGENTE VER ESTÉ DOCUMENTAL. LA EDUCACIÓN PROHIBIDA, UN EJERCICIO CÓMPLICE CON PEDAGOLOKO.
http://youtu.be/BPME2GHBe9s

martes, 17 de julio de 2012

DISCURSO DE JOSÉ MUJICA, PRESIDENTE DE URUGUAY, MUJICA EL 3 DE JUNIO DE 2012 EN LA CONFERENCIA DE DESARROLLO SOSTENIBLE DE LAS NACIONES UNIDAS (RÍO+20) Autoridades presentes de todas las latitudes y organismos, muchas gracias. Y muchas gracias y nuestro agradecimiento al pueblo de Brasil y a su señora presidente. Y muchas gracias a la buena fe que seguramente han manifestado todos los oradores que me precedieron. Expresamos la íntima voluntad como gobernantes de acompañar todos los acuerdos que esta nuestra pobre humanidad pueda suscribir. Sin embargo, permítasenos hacernos algunas preguntas en voz alta. Toda la tarde se ha estado hablando del desarrollo sustentable, de sacar inmensas masas de la pobreza. ¿Qué es lo que aletea en nuestras cabezas? El modelo de desarrollo y de consumo es el actuar de las sociedades ricas. Me hago esta pregunta: ¿qué le pasaría a este planeta si los hindúes tuvieran la misma proporción de autos por familia que tienen los alemanes? ¿Cuánto oxígeno nos quedaría para poder respirar? Más claro: ¿el mundo tiene los elementos hoy, materiales, como para hacer posible que 7.000, 8.000 millones de personas puedan tener el mismo grado de consumo y de despilfarro que tienen las más opulentas sociedades occidentales? ¿Será posible? ¿O tendremos que dar algún día otro tipo de discusión? Porque hemos creado una civilización, en la que estamos, hija del mercado, hija de la competencia, que ha deparado un progreso material portentoso y explosivo. Pero lo que fue economía de mercado ha creado sociedades de mercado, y nos ha deparado esta globalización. ¿Y estamos gobernando a la globalización o la globalización nos gobierna a nosotros? ¿Es posible hablar de solidaridad y de que estamos todos juntos en una economía que está basada en la competencia despiadada? ¿Hasta dónde llega nuestra fraternidad? Nada de esto lo digo para negar la importancia de este evento. No. Por el contrario. El desafío que tenemos por delante es de una magnitud de carácter colosal y la gran crisis no es ecológica, es política. El hombre no gobierna hoy las fuerzas que ha desatado. Sino que las fuerzas que ha desatado gobiernan al hombre. ¿Y la vida? Porque no venimos al planeta para desarrollarnos en términos generales. Venimos a la vida intentando ser felices. Porque la vida es corta y se nos va. Porque ningún bien vale como la vida y esto es elemental. ¿Pero si la vida se me va a escapar trabajando y trabajando para consumir? La sociedad de consumo es el motor, porque en definitiva, si se paraliza el consumo o se detiene, se detiene la economía, y si se detiene la economía, es el fantasma del estancamiento para cada uno de nosotros. Pero ese hiperconsumo a su vez es el que está agrediendo al planeta. Y tiene que generar ese hiperconsumo cosas que duren poco porque hay que vender mucho. Y una lamparita eléctrica no puede durar más de mil horas prendida. Pero hay lamparitas eléctricas que pueden durar 100.000, 200.000 horas. Pero ésas no se pueden hacer. Porque el problema es el mercado. Porque tenemos que trabajar. Porque tenemos que tener una civilización de uso y tire. Y estamos en un círculo vicioso. Estos son problemas de carácter político que nos están diciendo la necesidad de empezar a luchar por otra cultura. No se trata de plantearnos volver al hombre de las cavernas ni tener un monumento del atraso. No podemos indefinidamente continuar gobernados por el mercado, sino que tenemos que gobernar el mercado. Por eso digo que el problema es de carácter político. En mi humilde manera de pensar, porque los viejos pensadores lo definían, Epicúreo, Séneca, los aymaras, pobre no es el que tiene poco, sino que, verdaderamente, pobre es el que necesita infinitamente mucho y desea y desea y desea más y más. Esta es una clave de carácter cultural. Entonces, quiero saludar el esfuerzo y los acuerdos que se hacen. Y lo voy a acompañar como gobernante. Porque sé que algunas cosas de las que estoy diciendo rechinan. Pero tenemos que darnos cuenta de que la crisis del agua, que la crisis de la agresión al medio ambiente, no es una causa. La causa es el modelo de civilización que hemos montado y lo que tenemos que revisar es nuestra forma de vivir. Pertenezco a un pequeño país muy bien dotado de recursos naturales para vivir. En mi país hay tres millones de habitantes. Poco más de tres millones doscientos mil. Pero hay trece millones de vacas de las mejores del mundo. Cerca de ocho o diez millones de ovejas estupendas. Mi país es exportador de comida, de lácteos, de carne. Es una plenillanura. Casi el 80% de su territorio es aprovechable. Mis compañeros trabajadores lucharon mucho por las ocho horas de trabajo. Ahora están consiguiendo seis horas. Pero el que consigue seis horas se consigue dos trabajos y por lo tanto trabaja más que antes. ¿Por qué? Porque tienen que pagar una cantidad de cuotas. La motito que compró. El autito que compró. Y pague cuotas y pague cuotas. Y cuando quiere acordar es un viejo reumático como yo y se le fue la vida. Uno se hace estas preguntas: ¿ese es el destino de la vida humana? Estas cosas son muy elementales. El desarrollo no puede ser en contra de la felicidad, tiene que ser a favor de la felicidad humana, del amor, de las relaciones humanas, de cuidar a los hijos, de tener amigos, de tener lo elemental. Precisamente porque eso es el tesoro más importante que se tiene. Cuando luchamos por el medio ambiente, el primer elemento del medio ambiente se llama la felicidad humana. Gracias.

miércoles, 16 de mayo de 2012

MAESTROS URGENTES

EL PROFESOR SISMO-RESISTENTE


Sigue empeñado en que los contenidos de las áreas es lo primero y desconoce los procesos intelectuales, emocionales y procedimentales del ser humano.

Nunca hace un estudio epistemológico.

Sigue hablando de conducta y disciplina y desconoce  los conceptos de comportamiento y actitud.

No planea, repite programas, para eso tiene buenos textos de editoriales prestigiosas.

Considera la clase como un aula rígida, fría, silenciosa y obediente, jamás cambia las rutinas, selecciona a “los chicos malos y los chicos buenos”, núnca invita a participar a los padres de familia, no dialoga  interdisciplinariamente con otros saberes, no integra, no transversaliza.

Cree que el salón es el único lugar de aprendizaje.

No rompe los tensos horarios.

Regaña de día, regaña de noche, regaña al medio día.

Sus evaluaciones son represivas, memorísticas, conductistas sin ningún atractivo, reduce sus resultados a grises números que no dicen dónde se avanzo o dónde se quedaron, jamás retroalimenta.

Siempre está serio, no ríe, no canta, no juega, no baila, no sabe poemas, no sabe de cuentos, no lee ni escribe…

Se siente amenazado cuando se le pide que mejore.


NO TEJE: SIEMPRE  DICTA CLASE


¿Cómo movilizar a un maestro? ¿Cómo propiciarle evolución en su pensamiento? ¿Cómo acercarlo a los niños y a los jóvenes? ¿Cómo convencerlo de que es un profesional intelectual, ético, político  y crítico de la realidad, un orientador humanista, un gestor cultural y comunitario? ¿Cómo hacerlo un profesional flexible?

¿Cómo?

Manuel Camilo Morales R.

lunes, 14 de mayo de 2012

MAESTROS URGENTES 1

GESTORES DE CAMBIO

PROPICIARÁS QUE EL NIÑO LEA Y ESCRIBA, ES DECIR LE DARÁS UNA SEGUNDA VIDA,
JUGARÁS CON ELLOS, CUIDARÁS SUS CUERPOS Y SUS MENTES, CULTIVARÁS EL ESPÍRITU Y LES DARÁS NUEVOS MUNDOS PARA SER DESCUBIERTOS.
A PESAR DE LA POBREZA, A PESAR DEL HAMBRE Y LA VIOLENCIA, EN CONTRA DE BUROCRATAS Y TECNOCRATAS LLEGARÁS A ALLÍ DONDE ELLOS NECESITAN APRENDER ALGO NUEVO.
MOSTRARÁS A LOS GRANDES PINTORES, PONDRÁS LA MÚSICA DE LOS MEJORES COMPOSITORES, LOS AYUADARÁS A BAILAR Y A CANTAR PARA DISFRUTAR LA VIDA.
CORREGIRÁS ERRORES Y MOSTRARÁS LAS HUELLAS DE LA INMADUREZ, PERMITIRÁS EL CRECIMIENTO Y PROMULGARÁS LA DEFENSA DE LA LIBERTAD.
LES ENSEÑARAS SOBRE LA ESTUPIDEZ DE LA VIOLENCIA, CUIDARÁS SUS MENTES PARA QUE SEAN SERES AMOROSOS Y VERACES, LOS GUIARÁS POR MONTAÑAS PARA QUE APRENDAN DEL ÁRBOL, EL AGUA Y EL SOL.
SERÁS SIEMPRE UN GESTOR DEL CAMBIO, IMPULSARÁS REVOLUCIONES, DENUNCIARÁS LA INJUSTICIA, NO PERMITIRÁS QUE NADIE SEA ESCLAVO DE NADA.
GRAN MAESTRO DE ESCUELA CON TU ACCIÓN DIARIA SE FORJA LA ESPERANZA.

MAKAMORO


miércoles, 25 de abril de 2012

ANTE LA VIOLENCIA EN LA ESCUELA

LA ESCUELA FRACASADA LA VIOLENCIA ESCOLAR Y EL “BULLING” DEL SISTEMA

Un romántico de la pedagogía pregonaba estos cuando pretendía cambiar el mundo: “ES LA PROPIA REALIDAD LA QUE, EN MUCHOS MOMENTOS, PUEDE LLEVARNOS A UNA SITUACIÓN DE DESESPERACIÓN, DE APATÍA, EN LA CUAL PERDEMOS LA VISIÓN DE UN MAÑANA EN EL QUE YA NO CREEMOS. ES EXACTAMENTE ESTA REALIDAD LA QUE ME LLEVA A PLANTEAR LA NECESIDAD DE LA INDIGNACIÓN. ES DECIR, EN LUGAR DE UNA POSICIÓN FATALISTA FRENTE A UN MUNDO DE DOMINACIÓN, EN LUGAR DE VOLVERNOS FATALISTAS, YO PLANTEO UNA EXISTENCIA INDIGNADA” PAULO FREIRE

Sucedió está vez por allá en una escuela de Antioquia, unos niños entre 12 y 14 años matan a patadas a un compañero de similar edad, ha sucedido en Bogotá, en Cali, en cualquier calle y barrio de un país que tiene como currículo “oculto” el aprendizaje y la enseñanza de la muerte. Este tipo de acto violento se hace cada vez más evidente, los medios de comunicación se alertan momentáneamente y hacen el respectivo e irreflexivo espectáculo, las familias se dan golpes de pecho denunciando inocencia pero mostrando total ignorancia, los gremios de docentes guardan silencio.

¿A qué van nuestros niños y jóvenes a la escuela? ¿A ser asesinados por sus compañeros? ¿A ser maltratados por sus docentes? ¿A consumir ideología, vicios, modas? ¿Por qué se matan entre ellos? Probablemente la primera respuesta es que en la escuela no sucede nada seductor ni apasionante, que los docentes no conocen lo que pasa en sus estudiantes y que las familias abandonaron a sus niños, los reconocen en la morgue y allí se dan cuenta de qué algo estaban aprendiendo, a eso, a morir estúpidamente, a matar cínicamente.

Mientras los profesores llenaban infinitos formatos de evaluación, mientras que salían a protestar por salarios más justos, mientras los rectores vigilaban la puerta de entrada y salida como porteros de discoteca los más jóvenes estaban peleando en sus aulas por una niña libidinosa, por un celular de última generación, por un negocio torcido que alguien aprovecho; quizá ninguno de ellos esté discutiendo por una situación social o un problema matemático, ni por una pregunta de biología, estarán allí entrecruzados en un ambiente hostil de rivalidad y competencia jugando a ser el más guerrero, el más malo, el más bandido, el más hincha, a ser el patrón, el chacho, el duro…, tal y como ven al país, un ambiente social que celebra las palabras de Mancuso o de los hermanos Castaño, que re- eligen paramilitares como presidentes, que dejan en la impunidad masacres, robos de ciudades, que tranzan con el abuso y la violencia hacia la mujer, que abandonan niños en la calle, que talan bosques y que a diario se pierde en el fanatismo del fútbol, la idiotización de los medios y la carencia de proyecto nacional.

Ocurre en la gran universidad de los dueños del país, ocurre en las calles más pobres de cualquier ciudad no es un problema de estrato económico es un problema de la cultura, bien mórbida, que hemos terminado por aceptar, por recibir sin crítica, sin llamar la atención, sin estudiar a fondo lo que sucede.

Fracasa la familia que no porta un adecuado ni óptimo marco de valores, cualquiera es madre, cualquiera es padre, sin ninguna formación aparte de la natural que no es suficiente para la civilización. Familia que ha renunciado a la formación y que delega toda responsabilidad en la escuela, que como vemos también fracasa.

No es efectiva la educación porque en vez de promocionar artistas, deportistas, científicos, tecnólogos, líderes…, promueve la competencia individualista, la doble moral, el sistema económico que todo lo vende y que todo lo compra; cada vez el marco de edad se hace más temprano, a los diez años ya hay relaciones sexuales, a los diez años ya se consume alcohol y otras hierbas, a los diez años ya se negocia legal o ilegalmente… y a los doce o trece o quince ya se mata por considerarse propietario de algo, de una calle, de una mujer, de un balón, de cualquier aparato.

Y entras al aula y encuentras a la profesora pidiendo que copien del tablero, y pasas por el laboratorio y están en un examen y pasas por el patio y el profesor indiferente mira como los estudiantes no quieren nada, no les gusta nada, no buscan ni encuentran nada.

Pero los adultos joden a los menores por todo, por el uniforme, por el cabello, por las uñas, por la falda, por el aditamento en el cuerpo pero cuando al docente le llega el control del gobierno o el coordinador o los inspectores no preguntan por los niños ni por el conocimiento que circula, ni por las innovaciones didácticas preguntan por los formatos, las listas, los cupos, preocupados por…, no se sabe qué. ¿Quién forma a los docentes? ¿Qué hace la universidad para hacer interesante la sociedad del conocimiento? ¿Qué hacen los medios de comunicación para dejar de reproducir la violencia? ¿Quién educa a papá y a mamá?

La pedagogía fue desahuciada los tiranos de marras dijeron que lo que necesitan los jóvenes es mano fuerte, que cuáles cuentos de enseñar con sentido, qué cuales cuentos de evaluar por procesos, qué no vale la pena comprender a los más jóvenes ni sus contextos sino que hay que exigirles para que sean obedientes y “sanos”. La didáctica se refundió entre los libros de Comenio y Nericci y mejor se siguió enseñando como se enseñaba hace 50 años lo mismo y de la misma manera, el saber enseñar a pensar, sentir y a hacer sólo es un discurso de primer semestre de la facultad de educación que no cobra sentido porque la escuela se desdibujo entre los sistemas de gestión de la calidad y los gerentes que mercadearon las aulas para hacerlas más productivas.

Si al famoso maltrato escolar que cada día cobra más víctimas le han llamado sofisticadamente “Bulling”, entonces consideremos que el sistema que nos rige hace bulling con todos nosotros, un sistema hipócrita que le rinde culto al macho, que se enquista en la conciencia de los maltratadores profesionales que consideran a su prójimo simplemente un objeto de agresión, eso lo aprenden fácilmente y muy rápido los niños pues es un elemental principio que se consolida en la fuerza, nada más.

Los jóvenes han aprendido a protestar antes que a pensar, a ser rebeldes antes que a ser ciudadanos, a ser “padres” (en función reproductora) antes de ser hijos. Los jóvenes hoy consumidores de todo, negociantes de todo, “críticos” de todo, apáticos de todo no hacen otra cosa que copiar a su sociedad adulta, violenta, racista, clasista, homofóbica, guerrera, corrupta, capitalista y absolutamente inconsciente sobre las urgencias del mundo, de la vida y de la cultura.

Y a esos jóvenes “educados” por una fracasada escuela, anquilosada y autoritaria, los terminas viendo por ahí en las protestas rompiendo buses, fabricando clandestinamente bombas caseras que se les estallan en la cara, peleando en los estadios con banderas rojas, azules y verdes, cantando como “hoolingans” en argentino, los distingues por ahí profundamente dopados con cualquier psicotrópico; los terminas viendo por ahí en cualquier acto vandálico porque nadie les ha enseñado otra cosa, porque nos quieren llamar la atención a los adultos miopes, a la escuela fracasada, a las empresas del capitalismo salvaje, a las autoridades (¿?), pues no hemos podido educarlos para una sociedad distinta.

Manuel Camilo Morales R.

miércoles, 28 de marzo de 2012

DE CÓMO EL RELATO...


DE CÓMO EL RELATO PEDAGÓGICO SE CONVIERTE EN
UNA DIDÁCTICA CONSTRUCTIVA LIBERADORA


“Nuestro aprendizaje como seres humanos depende de la calidad de los procesos relacionales, en los contextos significativos en los que participamos: familiar, escolar, social. Los procesos de comunicación humana son la clave para entender el desarrollo y la evolución de cada ser humano. Aprendemos en estos contextos el lenguaje, a emocionarnos y relacionarnos, a motivarnos; desarrollamos nuestro auto concepto y autoestima personales, el modo de vernos, de ver a los otros y al mundo. Es en el espacio de convivencia en el que el niño o niña crece – la familia, la escuela...-donde está la responsabilidad y la tarea de educar, porque cada uno de nosotros es y será, de una u otra manera, según como vivamos”
Humberto Maturana


CUADRO 1.

Los docentes amarrados a la palabra desde aquella somnífera y letal hasta aquella estimulante y vibrante, el hablar es el recurso más antiguo de la didáctica, comunicando ideas y emociones los docentes, los abuelos, los padres, los amigos se han dedicado a educar (nos), nos educamos en la palabra.

Escuchamos y hablamos, leemos y escribimos estos son aprendizajes básicos pero el tiempo de las locomotoras, el del ruido y la polución dicen a cielo abierto que la palabra no significa, que es mejor dar instrucciones que dialogar, que es mejor mostrar imágenes que hablar, que es mejor dirigirnos a los otros mediante un chat antes que sentarnos a beber un buen café y charlar.

Los docentes son palabra y de ella depende la acción sobre el conocimiento, quizá porque el pensamiento es lenguaje, quizá porque la comunicación es esencial para aprender, tal vez porque en las palabras hay emoción.

Los modelos de educación van inscritos a la palabra, si eres un docente tradicional pedirás que te repitan la lección, que copies pronto del tablero y que leas el texto de instrucción; si eres un docente de la conducta gritarás acción reacción, pintarás señales y darás códigos para que al mínimo esfuerzo de expresión tu obedezcas y actúes sin pasión; si eres el gran docente de la actividad recitarás una y otra vez consignas para que los niños desarrollen su actividad y creen su propia lección; si eres el moderno de la construcción harás mapas conceptuales y definirás palabras de acuerdo a la noción, diseñarás guías y escribirás mil maneras de abordar un evento científico. Si eres el gran docente liberador, dirás con Freire que en la palabra está la acción.

En la palabra del docente está el estímulo a la acción del niño o el regaño que sanciona y castiga, está la efectiva indicación de vida o la mentira más grande sobre la historia, está el algebra y sus signos, la química y sus símbolos, está la historia del arte y la lectura de las notas de música, un mundo simbólico mediado totalmente por la palabra, por el decir, el comprender y el asumir.


CUADRO 2

Y los cuentos han ido desapareciendo, la declamación y la poesía suenan cursis, escribir se ha vuelto tortura con el pesado ensayo que ni el profesor escribe y mucho menos lee (pero que exige como urgente tarea de calificación); el Facebook y el twitter son la “cualquierización” del decir, las normas de ortografía, semántica y gramática son burla, la imposición de lenguas extranjeras son excusa para romper la comunicación.

Nos acordamos de la palabra cuando estamos en problemas, allí sí se hace necesario y filosofamos para evitar que nuestro joven siga consumiendo drogas; después de muerto el joven pandillero diremos que él no tenía problemas con nadie y los elogios aparecerán sin duda ni recato, la niña que aborta posiblemente fue conquistada con bonitas palabras de un libidinoso amante y finalmente cuando oramos, meditamos o confesamos es que nos damos cuenta que en la palabra estaba el sentido y que la escuela tan llena de palabras no nos dio el suficiente mensaje que debíamos y requeríamos para crecer.

Entonces reivindicamos la palabra del docente, en el aula, en el patio de recreo, en la apasionante historia de un Zeus todo poderoso o en la explicación especial para el que no capta la transformación y evolución de las especies. La palabra será acompañada de la buena lectura, la palabra exigirá que se vuelva letra y que en el uso lógico del pensamiento compartamos ideas en un periódico, en una ponencia, en un encuentro de poesía, pero también allí en la altas tecnologías y entonces se hará el emocionante video, el documental ambiental, la propaganda de un producto o las recomendaciones para salvar al planeta de políticos absurdos.

Palabras para sensibilizar, palabras para explicar, palabras para seducir y persuadir, palabras de razón y de emoción, palabras de juego y de canción. Necesitamos la palabra en la educación como el sustrato esencial del enseñar, del aprender, del comprender.

La pedagogía requiere con urgencia la labor del poeta, del cuentero y del historiador, el docente necesita ser formado en expresión, en potencia comunicativa, en interesantes y atractivas tecnologías de la información para encaminar el acto educativo en acto formativo, humanizador, enteramente racional, lógico y divergente.

No se excluyen las asignaturas, la matemática y el arte, la educación física y la educación religiosa serán permanentemente un acto de palabra, palabra de sentido, palabra de amor pedagógico, palabra como didáctica fundamental del docente con el dicente.


CUADRO 3

¿Sabemos los docentes relatar nuestro discurso educador? ¿Qué relatamos en el aula? ¿Qué decimos? ¿Cómo lo decimos? ¿Cuándo lo decimos? Decir la palabra será un reto, en el aula contaremos una historia, compartiremos el cuento, daremos nuestra versión de la historia.

El relato, la manera cómo contamos clase es distinta a una manera de dictar clase, los docentes con pedagogía no dictan clase, la cuentan, la reconstruyen con sus estudiantes, la dialogan, la comparten, hacer el aula es inventarse un ambiente apropiado para dialogar sobre el mundo, sobre la realidad, sobre las personas, hacer el aula es encontrarse y al encontrarse conocerse, departir, orientar, transformar ideas, permitir y propiciar el crecimiento, por todo esto el relato pedagógico ese discurso de los docentes y de los estudiantes es la vida del proceso educativo y amerita ser aprovechado, estudiado, puesto en práctica.

En una especial práctica docente encontramos a un grupo de estudiantes relatando, bueno en realidad estaban jugando, hacían un radio teatro, sí, a la manera antigua, como nos lo imaginábamos en el principio de la radio colombiana, contando una historia sobre un niño mal alimentado, sonidos, imitaciones de voces, puertas, campanas, perros circulando en un libreto que nos quiere enseñar, que nos quiere contar que nos quiere decir cómo los estudiantes de licenciatura entienden el ambiente escolar y lo entienden bien pues en su guion han resaltado la palabra de la mamá que no alimenta bien a su niño, la palabra de la maestra distraída que no sabe de crecimiento y nutrición , la otra docente pedagoga que hace una rica receta con familias y niños para decirles que la dieta para el crecimiento no necesita gaseosa sino frutas.

Divertido, ejemplarizante, didáctico e indagador, con la palabra guiando una experiencia de investigación, con la palabra encantando la academia, con la palabra enseñando y aprendiendo.

Por otro lado el docente haciendo poesía y reflexionando sobre el día del agua, en otro momento estudiantes de otra práctica haciendo póster o carteles contando cómo McLaren y Freire han querido transformar al mundo, en otro lado un compartir entre docente y estudiantes que hablan de la vida cotidiana, en otro instante imaginándonos con los estudiantes un animal que habita la universidad y que necesitamos describirlo, es un animal misterioso y de varios colores.

Claro que sí, la práctica docente llena de palabras y actos de imaginación queriendo entender la realidad de la escuela, una practica docente que muestra caminos, que recurre al arte, que se mueve en la lúdica, que no es burocrática ni bancaria (en términos de Freire), praxis en realidad que pone en dialogo la realidad, la experiencia y la teoría con la imaginación.

Al final de la experiencia los estudiantes dicen que es posible hacer otra escuela, los estudiantes comentan que la escuela aparece a veces aburrida y estática pero con la palabra la dinamizamos, la re-encantamos, la convertimos en lugar activo, de lúdica y de esperanza, allí en el relato sobre la educación encontramos una manera de liberarnos y encontrarnos, de volvernos significativos y trascendentes, de ser amorosos e inmensamente pedagogos porque nos entendemos aún en la contradicción.

Vengan profes y estudiantes, hagamos relatos de escuela, contemos cómo vivimos el conocimiento, la hermosa experiencia de aprender a enseñar.


Manuel Camilo Morales Rojas
Lic. En educación

martes, 20 de marzo de 2012

TE ENSEÑARÉ


QUIERO ENSEÑARTE A VOLAR, DESDE EL CUENTO FILOSÓFICO, DESDE EL LABORATORIO DE FÍSICA, ENSEÑARTE A ADMIRAR LA LUNA CON UN TELESCOPIO INMENSO O CON UNA CÁMARA MÁGICA QUE DETIENE LA LUZ.
QUIERO QUE EVITES LA GUERRA, ENTONCES TE ENSEÑARÉ ARTE, QUIERO QUE CUIDES LA TIERRA ENTONCES TE ENSEÑARÉ DE LA HISTORIA DE LOS ANCESTROS INDÍGENAS.
ENSEÑARTE PALABRAS LIBRES Y PENSAMIENTOS ATREVIDOS POR ESO LA POESÍA SERÁ NUESTRA ASIGNATURA AMADA, ENSEÑARTE A AMAR EL CUERPO Y ENTONCES BAILAREMOS CURRULAO Y BULLERENGUE HASTA EL CANSANCIO.
TE INVITARÉ A PATINAR Y A JUGAR FÚTBOL, TE LLEVARÉ AL PÁRAMO PARA EXPLICARTE LA NATURALEZA ENCANTADA DEL AGUA, IREMOS AL MAR PARA SABER LO QUE ES LA FUERZA Y LA PROFUNDIDAD.
TE ENSEÑARÉ LO QUE APRENDÍ CON VIEJOS SABIOS CAMINANTES, CON PROFESORES DE CABELLO LARGO Y DE PIPAS VOLADORAS, CON MAESTRAS MATERNALES QUE CUIDARON MI RUMBO.
TE ENSEÑARÉ LO QUE ME HA HECHO LIBRE Y LO QUE ME HACE AGRADECER CADA MAÑANA LA OPORTUNIDAD DE ESTAR VIVO.
A TU LADO APRENDERÉ DE NUEVO.
MAKAMORO

lunes, 12 de marzo de 2012

Agradecimiento

Tu verdadera patria es el Universo.
Tu verdadera meta es ser tú mismo.
Tu verdadero amor, es el amor a la vida.
Tu verdadero poder, es poder ayudar.
Tu verdadera felicidad, es gozar con lo que haces.
Tu verdadero trabajo, es crear belleza.
Tu verdadera magia, es desarrollar la atención.
Tu verdadera acción social, es sembrar Conciencia.
Tu verdadera disciplina, es domar a tu ego.
Tu verdadera generosidad, es darte lo que le das a los otros.
Tu verdadera aventura, es dejar lo seguro por lo incierto.
Tu verdadera valentía, es dar un paso en el vacío.
A.Jodorowsky

lunes, 27 de febrero de 2012

EL PAÍS QUE ME TOCÓ


País traicionado por sus gobernantes, país mutilado por sus "libertadores", país que desconoce sus raíces.
Vivo en un país violento, le gusta la sangre fraternal, gobernado infinitamente por clases políticas que se han apropiado de riquezas, tierras, vidas..., que tienen un ejercito infernal para su defensa sin cuartel, medios de comunicación que engañan, mienten y se burlan, sacerdotes y pastores que estupidizan desde el altar.
En mi país hay mucha fiesta, aguardiente y ron, la gente se mata a machete y cuchillo por cualquier razón.
Es un país que maltrata a sus docentes, que excluye a sus artistas, que explota a sus deportistas para hacer de ellos simples bufones de ocasión.
Es un país con pájaros y mariposas que poco a poco desaparecen del paisaje, sus peces son desconocidos, sus bosques destruídos, sus ríos los vuelven depósito de mierda, los páramos son sembrados de papa y de pasto para el ganadero arrasador.
Hay inmensas selvas que ahora rompen buscando oro, coltán y dolor; se siembra en su sagrado suelo el alucinógeno del gringo que a diario se embrutece y en su delirio riega la guerra, el maltrato y la opresión.
Es mi país el que desconoce al indígena, país que desconoce al afro, país que deconoce a su gente pues no conoce su esencia ni su razón. Las ciudades llenas de indigentes que trabajan por el salario esclavo del consumo y la enajenación.
País de turistas europeos cochinos, país de guerrilleros secuestradores, país de maleantes que gobiernan a su antojo y sin corazón.
Vivo en este curioso país despensa de delicuentes, mercaderes piratas, de guerreros arrancacabezas,
empresarios de la pobreza y de la explotación.
Me tocó esté país y ya no se cómo soportar su intensa pasión.
Claro que es pura pasión, pasión violenta que siembra injusticia, miseria, terror, depredación...
Makamoro

lunes, 20 de febrero de 2012

Una pedagogía liberadora


Una educación que forme mentes críticas, los niños del arte, las cientificas de la luna, nuevos seres ciudadanos de la tierra, amantes del agua, defensores del arco iris.
En eso consiste una nueva educación, liberadora de la ciudad y el consumo, que propone caminatas ecológicas y jornadas creativas de danza y color.
Educación de la ciencia haciendo jabones, educación de la técnica construyendo carritos de balineras, educación de lo sagrado conociendo el páramo.
Se trata de que existan profesores sabios, se trata de una educación diferente que no acepte tiranos, generales ni obispos, que sea sensible ante la injusticia y que denuncie a todo aquel que oprima.
Una educación que sea capaz de salvar el mundo, que proteja ríos, que cuide bosques, que ame las selvas.
Educación que enseñe a cultivar, que enseñe a jugar, que enseñe el amor.
Pedagogías nuevas que reinventen el goce del aprendizaje, la lucha por la didáctica activa y asombrosa.
Claro una pedagogía liberadora de alta calidad humana.

Makamoro