jueves, 29 de julio de 2010

Slow - despacio...

La "Vida Slow" es una cambio cultural hacia la desaceleración de nuestra forma de vida y hacia un mayor disfrute de la misma. Basándose en una vuelta hacia la revalorización de los afectos, la realización de actividades placenteras y en comer saludablemente (Slow Food, no Fast Food). Consiste en un cambio en nuestra actitud ante la vida, relacionado con la desaceleración en la forma de comer, de trabajar, un mayor espacio para el ocio, el relax, los hobbies y las relaciones afectivas.
El Movimiento Slow comenzó en 1986 como una protesta en Roma ante la apertura de un restaurante McDonald's en Piazza di Spagna.
Propone, asimismo, tomar en forma conciente el control de nuestro tiempo en lugar de vivir bajo la tiranía del mismo, encontrando un equilibrio entre nuestras obligaciones (laborales, académica) y la tranquilidad de gozar de estar en familia, de una caminata o de una comida saludable (con alto contenido de frutas y verduras).
En esta era tecnológica trabajamos y comemos más rápido y dormimos menos horas de las necesarias, sin embargo, las cosas más importantes de la vida deben ser tomadas con más calma.
Ya no existen más los Domingos de descanso, hoy el mundo funciona las 24 horas sin parar, todos los días del año.
La Vida Slow no significa pasividad, sino una redistribución de nuestra energía vital hacia valores y actitudes fundamentales con el fin de alcanzar una mejor calidad de vida. El foco de nuestra atención, por lo tanto, estará en ser selectivo en el tiempo dedicado a nuestras actividades.

Algunos consejos:

Respete sus horas de sueño. Duerma lo necesario. El sueño es la actividad reparadora psíquica y física por excelencia.
Ingiera una dieta con alto contenido en frutas y verduras y bajo contenido en grasas.
Practique un hobby que le dé tranquilidad. Por ej. hacer Yoga o relajación, pintar, escuchar música, cultivar una huerta, etc..
Realice actividad física moderada (caminar o nadar por ej.), por lo menos tres veces a la semana.
No sature su agenda de actividades, todo puede esperar (si estuviéramos muertos nadie las haría, no?), si está leyendo esto es porque esta vivo/a, disfrútelo.
Realice una actividad a la vez, no varias al mismo tiempo.
No mire el reloj a cada rato, de ser posible, no utilice reloj pulsera. Los fines de semana no ponga el reloj despertador, despiértese a la hora natural "solicitada" por su organismo.
Coma despacio, mastique y salive muy bien los alimentos ante de tragarlos.
Prepare una comida tranquilo/a y sin hacer otra cosa a la vez, como mirar televisión. Disfrute de una conversación si está comiendo junto a otras personas, en caso contrario, disfrute de la soledad pacíficamente.
Cuando esté de vacaciones disfrute tranquilamente de la misma sin embarcarse en múltiples y agotadoras actividades diarias (por ej. realizar excursiones o salidas todo el tiempo).
Deje tiempo en su agenda diaria para estar con personas que usted quiere o realizar actividades que le generen placer.
El porque de una Vida Slow:

El vivir apresuradamente y comer alimentos no saludables (con alto contenido graso) es un factor de riesgo para sufrir enfermedades cardíacas.
El estrés crónico puede desencadenar múltiples enfermedades físicas o mentales o empeorar las preexistentes.
El estrés crónico debilita tanto nuestras defensas físicas (sistema inmune) como mentales.
El estrés crónico puede llevarnos a estados de agotamiento psicofísico o depresión.

martes, 20 de julio de 2010

En 200 años hemos aprendido...


A ser pícaros, tramposos, borrachos y violentos,

a matar indígenas, a excluir negros, a prostituir mujeres y maltratar niños.

A dañar la selva, a intóxicar ríos, a derrumbar montañas, a volver los mares basureros.

Hemos aprendido en 200 años a expropiar de la tierra a sus nativos habitantes, hemos aprendido a elegir a los asesinos para presidentes, traemos las empresas multinacionales para que se lleven nuestras piedras y nuestros vegetales y para ello le damos el territorio a los ejercitos sanguinarios para proteger los bancos y los edifcios de la explotación.

Hay una pedagogía del bicentaenario: la de la explotación y la guerra.

¡Y somos los mejores aprendices!

miércoles, 7 de julio de 2010

Cuento


ATRACCIÓN AMBIENTAL

Gregorio, adulto profesor, ha perdido la compostura; en dos semanas de inicio del curso su mente y sus palabras se dirigen a un espacio concreto, el maestro mayor ha cambiado de órbita, en su aula ha visto un nuevo sol.
Yaminia juvenil mujer, ha llegado de otro mundo, ha salido de su rincón ecológico y ha venido a estudiar antropología a esta tóxica ciudad; el estudio del hombre le ha llamado bastante la atención y Gregorio, su profesor, no deja de mirarla, pareciera que sólo se dirigiera a ella y a ella curiosamente esa mirada le atrae.
Se habla de la historia del cuerpo y sus variantes de la edad, de la urgencia de la danza en la expresión de la cultura, de los distintos tipos de familia reconocidos en la historia, se habla de las diversas comidas, de la influencia del clima, del valor de la vejez y de la importancia de la juventud, pero particularmente en este curso se ha tratado el tema de la evolución del amor.
Gregorio y Yaminia ya no sólo van al aula de la universidad, ya plantean el problema existencial compartiendo café y pan. Gregorio le explica por qué tiene la emergencia de cambiar el mundo, de cómo ha gastado tantos años buscando claves para ello. Yaminia le cuenta que su mundo ya es distinto y que allá en su eco-aldea no importa ni el mercadeo, ni la economía, ni la publicidad ni la compra venta, allá en su hogar no importa el qué dirán ni el qué tendrás, en su mundo ambiental muchos conceptos se han transformado y que su emergencia fundamental es evolucionar.
Ambos han aprobado el curso, ella quiere aprender y descubrir, él quiere subvertir; ahora se ven clandestinamente en un parque de barrio jugando y cantando con niños y jóvenes; algunos cuentan que ella después de mucho estudiar, a su eco-aldea se lo quiere llevar. También se rumora que el profesor mayor, ha vuelto a la vida y está dispuesto a hacer su propia revolución.
Esta es pues la historia de viejo Gregorio profesor de antropología y su juvenil amiga, Yaminia la eco-habitante de su amor.


Manuel Camilo Morales Rojas (Makamoro
).