miércoles, 19 de enero de 2011

All you need is love - SOS-barnebyer

KRISHNAMURTI


KRISHNAMURTI Y LA EDUCACIÓN.

Por el Prof. P. Krishna

Ex-Rector del Centro de Educación de Rajghat, Fundación Krishnamurti de la India, Varanasi 221001, India.

Varias personas, tanto en India como en el extranjero, han expresado su interés por iniciar una “Escuela Krishnamurti” en su localidad. En vista de que Krishnaji no especificó ninguna técnica de educación particular, la pregunta surge, “¿Cuáles son los fundamentos de una Escuela Krishnamurti?”. No es fácil contestar a esa pregunta y uno necesita indagar más profundamente sobre esto. A través de este artículo quiero compartir algunos pensamientos con aquellos que sientan el interés en la educación. Para mi, una escuela Krishnamurti representa un experimento sobre la correcta forma de vivir, sin que nadie le dicte a otro lo que significa eso y sin aceptar ninguna fórmula, ninguna prescripción, ninguna autoridad que deba seguirse sin cuestionamiento. Significa vivir correctamente, no sólo aceptar la pregunta de alguien más y tratar de practicarla o repetirla. A menos de que aprendamos a vivir correctamente, no podemos enseñar a los niños a vivir correctamente; por tanto es nuestra primera y más alta responsabilidad averiguar lo que significa vivir correctamente. Uno puede aprender si uno empieza diciendo, “No lo sé pero voy a averiguarlo”. Entonces uno puede aprender junto con el estudiante – no meramente palabras fáciles como una manera de enseñar. Así que esa es la primera cosa – No tener nuestra mente llena de conclusiones, de respuestas, de certezas y no apegarse dando importancia excesiva a nuestra propia opinión, a nuestro punto de vista. Para dudar, hay que cuestionar y estar dispuestos a aprender todo el tiempo; nunca estar tan seguros de ni siquiera poder escuchar a otro o considerar un punto de vista diferente. Eso es estar receptivo y no sólo tolerante.

Nuestra vida tiene cuatro aspectos muy amplios – el físico, el intelectual, el emocional y el espiritual. La correcta forma de vivir demanda la excelencia en todos los aspectos, y un desarrollo saludable de todos ellos. Debemos por tanto crear un ambiente en la escuela que haga posible esto para el niño sin poner énfasis de más en un sólo aspecto. Porque tal educación pretende cubrir todos los aspectos de la vida y no solamente el intelectual, es deseable tener una escuela residencial, en el cual los maestros y los estudiantes vivan y trabajen juntos y tengan una interacción más amplia entre ellos.

El correcto desarrollo físico requiere del cuidado de la limpieza del cuerpo, el ejercicio, la comida correcta, el adecuado dormir y ocasionalmente medicina. Debemos enseñar a los niños a bañarse todos los días, ponerse ropa limpia, tener su cabello y uñas limpias, hacer ejercicio regular y no comer de más. El cuerpo debe conservarse ágil y alerta como un caballo de carreras para que no halla escasez de energía física. Los juegos y los deportes deben ser una parte integral de la vida escolar. Comida muy condimentada, el tabaco, el alcohol y otras cosas dañinas tanto a la salud mental como física deben por tanto evitarse. Debemos vivir en nuestro cuerpo como si se tratara de un huésped, cuidarlo, no ignorarlo o darle un mal trato y a la vez no apegarse demasiado a él.

La excelencia intelectual requiere de cultivar hábitos de lectura adecuados, crear interés en las materias académicas, insistiendo en una habilidad de nivel en cuanto al lenguaje, buena expresión, un conocimiento de los asuntos del día, un amor a la ciencia, a las matemáticas, la literatura, el arte y la poesía. Haciéndolo bien cuando se les haga exámenes los cuales deben ser subproducto del desarrollo intelectual del niño y no un fin en sí mismo. Debemos exponer al niño a todo tipo de investigaciones científicas y literarias y ayudarle a descubrir donde se encuentran sus propios intereses y talentos. Son esenciales para un desarrollo intelectual una buena biblioteca y el deseo de usarla. Los debates, las discusiones, los ensayos por escrito, las pláticas deben ser los medios regulares en la vida escolar.

El desarrollo emocional del niño requiere de una gran atención. El niño debe vivir en una atmósfera de cuidado y afecto para que se sienta seguro y esté libre de cualquier temor. El miedo es el mayor enemigo de toda inteligencia y creatividad. El niño debe sentirse libre de decirnos sus problemas y ansiedades sin temor a ser regañado o castigado, tal como estaría en un buen hogar. La conducta apropiada y orden deben respetarse, sin el uso del miedo o castigo y éste es el mayor reto para los educadores y los padres. Si tenemos que tomar el recurso del miedo y el castigo, representa nuestro fracaso, no un logro. Se debe ayudar al niño a entender sus sentimientos de temor, envidia, codicia, celos, enojo, insulto y violencia cuando se le llame la atención, pero sin mirarlo de arriba abajo y sin hacerlo sentir humillado. Para esto es necesario que nosotros, los maestros, entendamos las causas de estas emociones en nosotros mismos. Es precisamente esta falta de entendimiento adecuado de nuestro desarrollo lo que causa innumerables problemas de disciplina, rivalidad, inferioridad y odio a través de toda nuestra vida.

El desarrollo espiritual y cultural del niño incluye el amor a la naturaleza, a la música, al arte, la danza y el drama. Debemos ayudar a los niños a darse cuenta que somos parte de la naturaleza, de que los árboles y los animales son nuestros amigos, y no sólo para utilizarlos para nuestro disfrute. El sentimiento de respeto por toda la vida es una parte integral de una escuela Krishnamurti y requiere ser alimentado y cultivado en el niño con ternura. La sensibilidad a la belleza de la naturaleza, ríos, montañas, cielo y de la puesta del sol son tan esenciales como la sensibilidad del ser humano. Los niños los toman de nosotros naturalmente todo esto, sin que se les enseñe formalmente, si lo tenemos en nosotros mismos. Debemos tener en la escuela clubes de naturaleza, de drama y clases de entretenimiento para todo tipo de música, de danza y arte, donde el niño pueda cultivar estos intereses.

Por desgracia la ciencia y la religión están divorciados en nuestra vida diaria en la sociedad. Requieren ser integradas. La búsqueda de la verdad es la religión más importante y la búsqueda de la felicidad del espíritu en el hombre es la más grande espiritualidad. Estos no se encuentran en la oración o en los templos, son subproductos del conocimiento de uno mismo, como lo son el amor y la compasión. El temperamento científico debe ser parte de nuestra vida diaria y de la búsqueda de la espiritualidad. Debe haber tiempo para ser uno mismo, para experimentar el silencio, para la reflexión sobre el significado y el propósito de la vida. Mucha actividad no es sano para el desarrollo espiritual y uno no debe perderse únicamente en la actividad. No hay receta, no hay fórmula para lograr el equilibrio correcto entre los diferentes aspectos de nuestra vida. Es nuestra tarea encontrar ese equilibrio entre nosotros mismos y de allí descubrir cuál es el vivir correctamente. En efecto esta división de la vida en diferentes aspectos es artificial, hecha para la conveniencia de la discusión. En realidad, los aspectos físicos, intelectuales, emocionales y espirituales están interconectados y entretejidos en nuestra vida que constituyen un todo integrado e inseparable. No es posible vivir correctamente en un aspecto sin vivir correctamente en todos los demás.

Consideremos más profundamente esta cuestión de vivir correctamente. Uno no puede vivir correctamente a menos que uno se sienta correctamente. No es suficiente sólo pensar en “buenos” pensamientos. Eso sólo es hipocresía. Los pensamientos son cosas superficiales que pueden adquirirse de cualquier libro, memorizados y entonces repetidos. Lo que realmente somos es lo que hay en el fondo de nosotros, no en lo que pensamos. Cambiar nuestros pensamientos únicamente da un sentido de haber cambiado pero sin habernos transformado interiormente. Si uno es serio, uno necesita percatarse y evitar un autoengaño. La práctica de acciones definidas como “correctas” y pensamientos “correctos” (llamados virtudes) y la supresión de acciones “erróneas” y pensamientos “erróneos” (llamados vicios) han sido tratados por todas las religiones y por varias disciplinas y han fallado repetidamente para cambiar al hombre. Produce un conflicto entre lo que somos y lo que pensamos debería ser. Este conflicto nos desgasta, nos hace superior o inferior, nos da un sentido de logro o de fracaso, todo lo cual solamente refuerza nuestro ego. Nuestras mentes están condicionándose – constantemente juzgándonos y otros y pasando censuras en términos de nuestras propias fijaciones mentales.

Si uno ve eso claramente, entonces uno no trata de definir lo correcto o lo erróneo en términos de acciones o pensamientos sino en términos de la manera en que uno se siente. La misma acción puede ser correcta si nace del amor, de la compasión, del interés y puede ser erróneo si nace del egoísmo, del orgullo, del miedo y de otros aspectos de nuestro ego. Así nadie más puede decirte si es correcto o incorrecto. Por ejemplo, uno puede dedicarse a un estudio profundo de la física fuera del interés de la materia, para entender las leyes de la naturaleza y aprender cómo funcionan las cosas. También puede uno estudiarla con profundidad a fin de convertirse en un estudioso conocedor, para ganar aprecio, poder, posición, estatus, en la vida. La acción es la misma pero el sentimiento con el cual se hace es diferente. Donde quiera que haya una motivación detrás de cada acción, de cualquier esfuerzo que hacemos se centra en uno mismo, refuerza el ego y es por tanto, por definición erróneo. Los sentimientos que no emanan del ego y por tanto no lo fortalece son, por definición, lo correcto. Para discriminar entre dos se requiere de una conciencia profunda de uno mismo.

¿Habiendo definido lo correcto y lo erróneo de esta manera, podemos ahora averiguar cómo vivir correctamente?. Vivir correctamente significa entonces que uno no se contenta tan sólo con “practicar” algunas virtudes (si es que existen algunas) sino con sentirse correctamente. Los sentimientos no son cosas voluntarias. No se eliminan a través de las explicaciones, a través de racionalizaciones y ciertamente no a través de la supresión. Si usted odia fuertemente a alguien, encontrará que no puede disipar su odio razonando, explicando o eliminando el sentimiento. A menos uno perciba las causas de raíz que hace que surja ese sentimiento de odio en nuestra propia psique y entiende cómo operan estas causas, uno no puede liberarse del sentimiento de odio. Si uno trata externamente de convertirlo en un sentimiento de amor, nos lleva a la hipocresía y pretensión. Es muy importante ser totalmente honesto y auténtico con uno mismo y evitar cualquier rastro de hipocresía o pretensión, fingimiento, si uno desea entenderse uno mismo. Es más importante ser uno mismo y aprender sobre uno mismo que tratar de ser como alguien más, no importando cuan grandes sean Gandhi, Krishnamurti o Buda. Es el conocimiento de uno mismo que naturalmente altera nuestros valores y la visión de la vida y es allí, donde surgen, donde se purifican nuestros sentimientos.

Debemos entender claramente el orden externo y la disciplina no importa lo necesario y útiles que pudieran ser, nunca traerán orden interno. Por otra parte, si hay orden interno, en nuestras mentes, nuestros sentimientos, nuestros pensamientos, entonces el orden externo y la disciplina seguirán un corolario natural. Para ofrecer un ejemplo, si un hombre no es codicioso y centrado en sí mismo, no tiene el deseo de romper con la línea cuando se espera en la tienda o en la parada del autobús y meterse antes que alguien más. Usted no necesita disciplinarlo o poner un policía para mantenerlo en la cola. El estará en el lugar correcto de manera natural. Por otra parte, si usted tiene un grupo completo de individuos codiciosos, usted requerirá de un policía para imponer el orden a través del temor y el orden se mantiene en tanto el miedo esté presente.

Una escuela Krishnamurti presenta este reto ante nosotros. ¿Podemos vivir en un orden natural, sin miedo, sin compulsión?. Eso es el vivir correctamente. ¿Podemos cooperar entre nosotros sin buscar una ventaja personal, sin requerir el acuerdo de opinión y sin formar grupos?. ¿Podemos ser amigos sin buscar la lisonja o adulación o la crítica temerosa?. ¿Podemos ofrecer lo mejor de nosotros en un juego y estar igualmente felices si nuestro amigo gana?. ¿Podemos vivir sin comparación, sin sentimiento de superioridad o inferioridad con respecto de alguien más?. ¿Podemos amarnos unos a otros sin depender psicológicamente de unos y otros, utilizando unos y otros?. ¿Podemos vivir sin ilusiones, sin mediaciones y accesorios, viendo los hechos como son y haciendo lo correcto sin miedo o favor?. Ese es el reto que una escuela Krishnamurti nos plantea. Si no podemos vivir así dentro de una pequeña comunidad protegida llamada escuela cómo podemos esperar que nuestros estudiantes vivan de esa manera en el mundo exterior?. ¿Y si no los educamos para vivir de ese modo, entonces qué valor tiene la educación?. ¿ Acaso queremos darle el significado de educación solamente a cultivar habilidades, usarlas en el mundo exterior para ganar las máximas ventajas materiales, aceptar toda la codicia, violencia y corrupción de la sociedad y contribuir con ella?. ¿ Es eso toda la educación?. Esa es la pregunta que debemos hacernos todos, tanto individualmente como también colectivamente.

El mayor reto no es el niño para crear una escuela Krishnamurti, ni las técnicas, ni la sociedad, ni el sistema educacional. Es la falta de entendimiento de nuestros pequeños egos, nuestros propios egos. En este aspecto no somos muy diferentes de los niños y si uno observa cuidadosamente encontraría uno que sus problemas son realmente nuestros problemas. A menos que nosotros los maestros, estemos agudamente concientes de este hecho, no podremos crear una escuela Krishnamurti no importa qué tanto pudiéremos luchar con los problemas de disciplina, técnicas educativas, logros, financiamientos y eficiencia.

Traducción: Salvador D. Rojas
Noviembre 9, 2004

miércoles, 12 de enero de 2011

ORACIÓN


ORACIÓN DEL NUEVO DOCENTE

Evita Señor que te invoque en vano,
permíteme Que esta Oración me haga estudioso como
Aspiro que sean mis estudiantes.
Hazme puntual y responsable como le
Pido a ellos que lo sean.

Permite que brote mi ternura, permite que
Mis acciones sean justas, que el regaño no
Sea diario y que las tareas que ponga no
Sean torturas para los papás de los niños.
Conduce mi lectura diaria, dame inspiración para
Escribir y escribir sin cansancio.

No me des paciencia, dame elementos para
Crecer en mis didácticas, dame estrategias innovadoras
Y lúdicas, permite que me imagine con mis
Estudiantes otros espacios de aprendizaje y de
Conocimiento, y sobre todo Señor, impide que mi
Rector sea un economista, protégeme de los
Procesos de calidad y por nada permitas que me vuelva
Un burócrata.

Déjame guiar la enseñanza para liberar a las
Generaciones del desgano y la indiferencia
Déjame crecer con los Jóvenes,
Lucha porque mi salario algún día sea
Digno y justo, proporcional a mi Misión.
No dejes que caiga en la mediocridad de
Mis antecesores.

Y líbrame de coordinadores ignorantes.
Así sea.

Makamoro

sábado, 8 de enero de 2011

SLOW


Movimiento Slow



El movimiento Slow es una corriente cultural que promueve calmar las actividades humanas. El movimiento Slow propone tomar el control del tiempo, más que someterse a su tiranía, esto se consigue dando prioridad a las actividades que redundan en el desarrollo de las personas, encontrando un equilibrio entre la utilización de la tecnología orientada al ahorro del tiempo y tomándose el tiempo necesario para disfrutar de actividades como dar un paseo o compartir una comida con otras personas. Los ponentes de este movimiento creen que, aunque la tecnología puede acelerar el trabajo, así como la producción y distribución de comida y otras actividades humanas, las cosas más importantes de la vida no deberían acelerarse.

El movimiento Slow comenzó cuando, en protesta por la apertura de una tienda de McDonald’s en la Piazza di Spagna (Roma), se creó la organización Slow Food. Filosofía Slow Todavía recientemente en occidente era costumbre tomarse un día de descanso porque todas las tiendas estaban cerradas los domingos. Sin embargo, la actual tendencia a trabajar las 24 horas del día, presente en muchas partes del mundo, ha perturbado esa tradición. En la actualidad, dado que las personas pueden hacer cualquier cosa en cada momento, algunos piensan que deben hacer cosas a todas horas. El movimiento Slow reacciona contra ello mediante la exaltación de los valores de disfrutar y saborear la vida. En contra de algunas tendencias asociadas al término despacio, los partidarios del movimiento Slow animan a la actividad, más que a la pasividad. El enfoque de este movimiento, por lo tanto, está en ser selectivos en la actuación, y en ser plenamente conscientes de cómo invertimos nuestro tiempo.

El Movimiento Slow no está organizado ni controlado por una organización como tal. Una característica importante del movimiento Slow es que se propone y su inercia se mantiene por individuos que constituyen la comunidad global Slow, comunidad que tiende a expandirse. Aunque ha existido bajo diversas formas y manifestaciones desde la Revolución industrial, su popularidad ha crecido considerablemente desde que se estableció en Europa Slow Food y Cittaslow, al tiempo que otras iniciativas Slow se extendían por Australia y Japón. En contra de la cultura del Fast Food, el movimiento conocido como Slow Food promueve el disfrute de los productos regionales y las comidas tradicionales, cuyos ingredientes en muchas ocasiones se cultivan de forma respetuosa con el medio ambiente. Promueve también disfrutar de esas comidas en compañía de otros. Al mismo tiempo, trata de defender la diversidad de los cultivos y las materias primas.

El movimiento reúne a más de 80.000 miembros en 50 países, que están organizados en 800 Convivia o grupos locales. Algunas veces actúan bajo el logotipo de un caracol, y su filosofía es preservar y apoyar modos de vida tradicionales. En la actualidad, 42 estados de los Estados Unidos de América tienen su propio convivium. En 2004 se reunieron en Turín representantes de comunidades de comida Slow de más de 150 países, bajo el paraguas de la red Terra Madre. Los objetivos del movimiento Cittaslow son resistir a la homogeneización y globalización, potenciando la felicidad y la auto-determinación. Para desacelerar la vida El movimiento Slow aconseja algunos modos de calmar el ajetreo cotidiano. Conseguir un hobby o pasatiempo tranquilo, como la lectura, escritura, hacer punto (tejer), la pintura o la jardinería. No pretender hacer todo de una vez: procurar poner una lavadora al día, en lugar de lavar toda la ropa una vez a la semana, por ejemplo: Mirar poco el reloj; los fines de semana, procurar levantarse de la cama respetando los ritmos naturales del sueño, en lugar de ponerse la alarma (el despertador), así como no llevar el reloj encima. Hacer la compra en un mercado de productos frescos (preferentemente local y con puestos de los propios agricultores)
Preparar una comida para poder sentarse con tranquilidad, y saborearla sin tener encendido el televisor, o leyendo algo que genere sosiego. Disfrutar de la conversación, si se come con otras personas, o de la paz que puede dar el comer solo.
En vacaciones, procurar bajar el ritmo; no intentar llegar a todo lo que nos gustaría ver y visitar. Viajar a ciudades con restaurantes de comida local donde se pueda comer con tranquilidad.
Limitar la lista de cosas pendientes; tomarse el tiempo necesario para las personas y actividades con las que se disfruta..

Fuente :wikipedia

lunes, 3 de enero de 2011

CONTRA DICTAR CLASE 2


RESPETADO ESTUDIANTE:


TE CONTARÉ UN CUENTO,

TE LANZARÉ A LA PISCINA Y YO CAERÉ DESPUÉS, LA BICICLETA SERÁ LA MÁS LOCA DE TODAS.

TE MOSTRARÉ UN JUEGO DE COLORES, FICHAS Y DADOS

Y TE INVITARÉ A PERDERNOS EN EL DESIERTO DE LA TATACOA

IREMOS POR LOS CAMINOS DE GULLIVER Y TRATAREMOS DE SER COMO CRUSOE EN LA ISLA EXTRAÑA Y ENCANTADA.

INVENTAREMOS HISTORIAS AL ESTILO DEL VIEJO VERNE Y BAILAREMOS EL ROCK DE LA CARCEL CON EL TAL ELVIS.

DISEÑAREMOS CASTILLOS CON GÁRGOLAS Y DRAGONES, HAREMOS MAQUINAS VOLADORAS DE PAPEL.

DIBUJAREMOS SONRISAS INCIERTAS, ESCUDRIÑAREMOS PÍRAMIDES LEJANAS, NOS IREMOS A UNA MISIÓN DONDE CUREMOS HERIDAS Y BRINDEMOS CONSUELO.
HAREMOS COLORES CON TIERRA, DANZAREMOS CUMBIA Y PRACTICAREMOS ALGUNOS MOVIMIENTOS DEL KUNG FU.

DESDE LUEGO QUE CANTAREMOS, IREMOS AL MUSEO, PASAREMOS POR EL ZOOLÓGICO Y CADA TARDE QUE PODAMOS VEREMOS EL CINE COMIENDO CRISPETAS CON GASEOSA.


ES QUE NO...

¡NO SE DICTAR CLASE!


PREFIERO SER TU COMPAÑERO, PREFIERO DESCUBRIR CONTIGO, INVENTAR CONTIGO, JUGAR CONTIGO...


SOY UN PROFESOR "CHAPADO" A LA FUTURA.


NO SIRVO PARA PREGONAR LO QUE DICEN QUE SÉ, SIRVO PARA HABLAR DE LAS GRANDEZAS HUMANAS Y DE LOS MILAGROS DEL AGUA Y EL SOL.


SIRVO PARA CONTRA-DICTAR

Y CAMINAR CONTIGO POR LOS SENDEROS DE LAS PREGUNTAS.


MAKAMORO