martes, 24 de marzo de 2015

El día "E"


DÍA “E” O EL ESPEJISMO SOBRE LA EDUCACIÓN

Observando el hielo que aún se recoge de las calles de Bogotá pienso con frialdad que allí hay varias respuestas al famoso día de la Excelencia educativa convocado por el gobierno.

Es el cambio climático dijo alguien, el frío y el calor se disputan  el ambiente; paralelo veo la noticia sobre los niños en la Guajira que se siguen muriendo de sed; leo que una mamá vende a su hijo por Facebook, argumenta que ya con dos hijos de más no puede sostener un tercero. ¿Qué escuela educo a esa mamá?

Cada vez se oye más sobre el sicariato infantil-juvenil, sobre los dueños de las fronteras invisibles,  adolescentes armados que andan por ahí aterrorizando con camisetas de equipos de fútbol protegiendo el microtráfico y el negocio socio (digo sucio), territorialidades mamíferas que asquean, ellos y ellas van por ahí deletreando letras de reguetones vulgares y extravagantes, en unos días, ya mayorcitos fundaran casas de “piques” y oficinas multiservicios.

Los docentes salieron hace unos días a marchar protestando ante  la marea alta e imparable de la privatización de la educación pública; los políticos, incluso los del sindicato, hambrientos antes las próximas elecciones jugando con los puestos del magisterio y por ahí la sociedad preguntándose por los voceros de La Habana que no representan sino su propios intereses y que desean un tipo de paz que no se siente, pues las calles siguen bravas, el Cauca ancestral se levanta, camioneros, petroleros,  la gente  gritando en llanos y montañas el por qué es tan dura la vida con la gasolina más cara del mundo, con las ciudades inmóviles con los aberrantes negocios de Mios y Transmilenios, con los más escandalosos impuestos prediales y estupefactos ante los  representantes de la justicia evidenciando que la misma es un botín de corrupción infinito e insondable ¿Hasta cuando las ramas del poder público dejaran de ser sinvergüenzas? ¿Contra eso estarán hablando en La Habana?

Entonces me preguntaré mañana cuál escuela fue la que educo a esos políticos y a todos esos niños maleantes, me preguntaré si los docentes podrán algún día ser dignos de un salario de honor; me preguntaré el por qué hay tanto niño fuera de las aulas, el por qué hay tanta miseria en el campo, tanto ataque sin misericordia al medio ambiente, tanta minería sucia; me preguntaré por qué los medios de comunicación oficiales, es decir los de las empresas privada, niegan realidades y se esmeran en disfrazar mentiras como verdades.

En el día de la Excelencia me preguntaré si es tan urgente el bilingüismo y la alta tecnología en las aulas, me preguntaré por los TLC, me preguntaré por tanto rector demente, por tanta ausencia de pedagogía en los profesionales de la educación, me preguntaré el por qué pareciera que la esperanza se esfuma cuando educarse ya no es importante para la mayoría.

En el día “E”  miraré rostros, andaré alguna calle, transitaré una que otra avenida y trataré de entender por qué nos tocó este país fundado en la guerra, la injusticia y la pobreza; sin que la educación, sus intelectuales,  todos aquellos que pasan por la escuela ayuden para transformarlo, por qué en el espacio donde deberíamos fundar esperanzas hay paredes rayadas, techos caídos, baños tapados, salones con candados, pupitres maltrechos y charcos de barro donde se refleja el horizonte de una educación de bajo perfil, sin ciencia, sin arte, sin ideales.

Día Estúpido el de mañana.


Manuel Camilo Morales Rojas.