miércoles, 12 de junio de 2013

Quedan aún...

 
Quedan aún ciertos profesores que consideran la educación un campo de batalla,
que pregonan el sufrimiento y el dolor como las didácticas más eficaces.

Quedan aquellos que usan marcas de evaluación para vigilar y castigar, para excluir y reprimir, para decir a mil voces que el conocimiento es poder.

Andan por ahí regados proponiendo esquemas para salvarnos de los divergentes e "incapaces", quedan argumentado que el rigor de la ciencia es una consigna que garantiza la verdad y el éxito.

Hacen daño, promueven la injusticia, maltratan la libertad, les gustan aquellos estudiantes dóciles y obedientes; a los que no les hacen caso los marcan y los expulsan. A todo aquel que piense, haga y sienta distinto lo conducen al silencio.

La educación no es que haya avanzado mucho pero la poca evolución que ha dado indica que esos profesores de la guerra y la frustración pronto desaparecerán.

Hay gente que se ha salvado de esa guillotina, han llegado a las aulas de escuela y permiten, propician, un crecimiento distinto, han hecho una escuela diferente pero quedan aún los vigilantes del reformatorio que se auto proclaman docentes y siguen por ahí marchitando espíritus.

Makamoro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESCRIBE LO QUE PIENSAS DE ESTO.