miércoles, 18 de mayo de 2011

Contra el Tablero

CUANDO PREGUNTES POR ELLOS ALGUNOS TE DIRÁN QUE HAY QUE SER MUY EXIGENTES, CALIFICARLES FUERTE, APRETARLOS, DEMOSTRAR QUE TU TIENES AUTORIDAD.


OTROS TE DIRAN QUE NO, QUE HAY QUE SOLTARLOS, QUE HAY QUE FOMENTAR EL VUELO, QUE HAY QUE CONFIAR EN LA AUTONOMÍA.


PENSARÁS ENTONCES QUE ESTE OFICIO DE MAESTRO ESTÁ EN UNA CUERDA FLOJA CONSTANTE, ENTRE EL TÍRANO Y EL PUSILANIME.


OPTARÁS ENTONCES POR CONFIAR EN EL SABER DEL PEDAGOGO,


AQUEL QUE NO NECESITA NI DEL GRITO NI DE LA AMENAZA, AQUEL QUE NO UTILIZA LA INDIFERENCIA Y LA LAXITUD,


COMPRENDERÁS QUE ESE SABER PROPIO REQUIERE ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE DEL PODER DE LA DIDÁCTICA, POR ESO ERES MAESTRO.


NO ERES NI AMAESTRADOR DE MASCOTAS, NI NIÑERA PRINCIPIANTE;


ERES EL MAESTRO,


ESE QUE SABE ENSEÑAR Y EL QUE ENTIENDE LAS DISTINTAS MANERAS DE APRENDER.


TENDRÁS QUE SOPORTAR OTRAS IMPORTANTES REUNIONES QUE TE ENTIENDEN Y ASUMEN COMO POLICÍA, PERO NO LO ERES,


ERES UN MAESTRO.




MAKAMORO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESCRIBE LO QUE PIENSAS DE ESTO.