martes, 31 de agosto de 2010

El club de la ciencia


La profesora que recién había llegado a la escuela rural, en la segunda mañana de clases les dijo a los niños que harían un club de ciencia, los niños se miraron mostrando duda y asombro ¿Qué es un club de ciencia?

Ella sospechando el desubique causado organizó a los niños por grupos, salieron cuatro y a cada uno le declaró un nombre, al primero los nombró el grupo de la duda, al segundo el grupo del misterio, al tercero al grupo de los nombres y al tercero el grupo de los cuentos.

Entonces muy temprano al siguiente día salieron al bosque, la profesora les dijó: dediquénse a observar y por grupos oragnicen dudas, nombres, misterios y cuentos de acuerdo a lo que se les presente en el camino. Los niños salieron y corrieron, jugaron, cantaron y al final hicieron las tareas.

El grupo de las dudas preguntaron sobre: ¿por qué todo es tan verde? ¿por qué hay tanta agua? ¿Por qué los pájaros se esconden cuando ven a los niños? ¿Por qué hay un olor especial en cada rincón? ¿por qué hay unas frutas amargas, otras ácidas y otras dulces? los niños preguntaron todo lo que sintieron.

El grupo de los misterios encontraron nidos abandonados, musgos y líquenes rojos, hongos con cabeza amarilla y otros con cabeza café; a los niños les causo mucha curiosidad unos gusanitos con pelos o puntas extrañas; vieron unas pequeñas cuevitas como cavadas por animales, anotaron muchos misterios que no se explicaban pero sobre los que hacían conjeturas.

El grupo de los nombres nombraron y escribieron después de ver: hierbabuena, cola de caballo, helechos, robles, arrendajos, cañada, rocío, savia, clorofila (como lo había visto escrito en un libro de la escuela), telaraña, escarabajo, flor..., muchos nombres verdaderos e inventados trajeron los niños.

El grupo del cuento escribió sobre una libelula azul que en realidad era una hada y que protegía el bosque de los seres gigantes que querían destruirlo para armar edificios y carreteras; el hada encantaba con su vuelo a los gigantes y los hacía devolver a us lugar llamado basurero.

La profesora nueva quedó maravillada con el trabajo de los niños, los niños comenzaron a amar el club de la ciencia, llevaba una semana y los niños querían aprender y aprender.

Luego la profesora con los niños hicieron el club de la poesía, el club de la matemática, el club de la ecología; así la escuela rural se convirtió en el club del saber, era una escuela divertida, dónde no había recreo.

En el pueblo la llamaron la verdadera escuela nueva y duró hasta cuando trasladaron a la profe, cuando ella se fue volvieron al salón, a las lecciones y a las izadas de bandera, la maestra que llegó era especialista en pedagogía.


Makamoro


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ESCRIBE LO QUE PIENSAS DE ESTO.