domingo, 13 de septiembre de 2009

Pedagogía Existencial


REQUIEM POR LOS LÍMITES

*”Cualquier coincidencia con la realidad es cierta”.

De repente el chiquitín de pestañas largas se acercó a su compañero y sin mediar otra palabra lanzo la tenaz amenaza: “esperate que te voy cascar”, los escasos seis añitos de nuestro protagonista no impidieron infundir terror en su otro compañero que quedo callado tratando de entender un por qué.

En grado tercero la amenazada fue la docente, al exigir e impartir una consigna normal de orden y actividad, el estudiante de voz chillona lanzo el peor de los improperios, después siguió su camino y la maestra dolida en su ego atino a exigir una explicación que la familia coincidió en contestar con un: … “es que a él también se la montan”. De victimario a víctima.

A la encargada del orden un adolescente se le burla descaradamente cada vez que se le reclama por sus posturas, pintas y cortes extraños; al coordinador de los mayores, un estudiante que pronto se graduará le reclama a grito encendido que le devuelva su celular, que no hay derecho alguno que permita el decomiso en clase.

Los de la edad púber descarnan su morbo insultando a las maestras que les piden coherencia, de la manera más vulgar expresan en paredes y cuadernos cuanta grosería se pueda plantear, al reclamarles una razón solo dicen que es que ellas molestan mucho o cualquier otra necedad que justifique su agresión.

La mamá de primerito reclama que si no se le ubica al niño donde ella cree que es adecuado y con los niños que ella cree son buenos (preferiblemente blancos y bonitos) retirará al estudiante de este colegio que contrata maestras tan poco profesionales.

Otra mamá invoca la constitución política para defender el fraude confeso de su hijo, al darle las evidencias del testigo principal jamás se rectifica de los comentarios mal sanos que lanzo en misiva a la docente burlada.

En el camino hemos, con un espanto que alerta, visto puñales perseguidores, escapistas que justifican su huida por no poder afrontar a sus compañeros, hemos visto la cercanía al alcohol de jóvenes cada vez más jóvenes, pearcing clandestinos, moños pintados, tatuajes escondidos, nos encontramos con niños cada vez más irreverentes, cada vez más autónomos para exponerse a los peligros, cada vez más respaldados por padres de familia que perdieron las fronteras de la autoridad y que juzgan a la escuela y sus maestros por no entender a sus hijos, que para el mundo de hoy son lo más normalito que existe.

Al escribir sobre esto recuerdo cuando fui antiautoritario (de anti-autoritarismo) y reclame la democracia en la Escuela, por aquel entonces andaba impregnado de Summerhill y de Illich confrontando a la institución por su similitud con el panóptico de Foucault, hoy ni mucho menos reniego de ello, sostengo mi orientación pero no soy ciego y me doy cuenta que algo muy grave está pasando con nuestras generaciones jóvenes, están creciendo sin límites, sin ningún componente de autoridad, sin referente de adultos que puedan orientar y dar herramientas para vivir.

Atención que no estoy reclamando reglazos, pellizcos, tizasos…, no se confundan con mi mensaje, pido sensatez a los primeros agentes de socialización, les exijo a los padres de familia que sean padres de familia.
Entonces ya me llegaran con el cuento de que se acabo la familia, que las mujeres hoy son cabeza de hogar, que los hombres no sirven para esto y todo esa mano de justificaciones para decir que nadie se quiere hacer responsable por el descontrol de una sociedad que igual también perdió a su papá el Estado, que igual no reconoce ni libertad ni orden en las reglas del consumismo, una sociedad que se quedo en el tránsfuga, en el “traqueto” y en el político corrupto y que tampoco, como los niños, reconocen autoridad alguna porque sencillamente en la ley de la urbe ya no hay reglas.

Recurro a los profesionales de la educación, LAS MAESTRAS Y LOS MAESTROS para que convoquen a esta reflexión, convoco a psicólogos, sacerdotes, terapistas, brujos y todos aquellos que crean tener una palabra en el asunto a que ayudemos a estos tristes padres desorientados, propongamos luz en la escuela ya que en ningún otro lado parece haberla, permitamos hacer el tejido social, formemos el contrato social, optemos por la ciudadanía; no tengo fórmula ni receta de mago, mi propuesta es que podamos hablar entre humanistas de esto para que surjan exclamaciones que entorpezcan el horror.

De repente y en un abrir y cerrar de ojos el chiquitín de las pestañas largas cumplió su promesa, “casco” al amigo y la mamá aseguró un triunfo en su mensaje de: “bien hecho, no se deje mijo”.

Manuel Camilo Morales Rojas

2 comentarios:

  1. ME PARECE QUE SI QUEREMOS TRASCENDER, DEBEMOS ENCONTRAR LAS FORMULAS DE LLEGAR CON ATENCION A LAS NECESIDADES BASICAS, BASADAS EN EL AFECTO, EN AL INTEGRALIDAD DE LOS VALORES QUE SE SALTAN LA PAGINA A VECES CREANDO CAOS SOCIAL PLAGADO DE INFORMACIONES QUE SE TRADUCEN A ESCANDOLOSOS PROTAGONISMOS, DONDE EL GRITO DESEPERADO DE MUNCH SE HACE PRESENTE...ESTRESADOS, CANSADOS DEL SISTEMA, DE LA INTOLERANCIA, DEL NO SABER COMO PROCEDER HACIA UNA TRANSFORMACION SOCIAL DE ORDEN MUNDIAL. ES UAN TAREA DURA, CADA INDIVIDUO ES DIFERENTE Y UNICO, PERO MAS QUE ELLO, SOMOS SERES EQUIPADOS DE TALENTOS PENDIENDO DE UN HILO, PORQUE LOS RECURSOS SE NOS VAN DE LAS MANSO CUANDO NO ENTENDEMOS LA RAIZ DEL PROBLEMA. NOSE EN QUE PUNTO PARTIREMOS, LO MAS O MENOS QUE PUEDO DECIR ES QUE HAY QUE RECUPERARNOS DE ESE MONTON DE IDEOLOGIAS CARGADAS DE NEGATIVISMO, NUESTROS NIÑOS NECESITAN UNA CELULA FAMILIAR UNIFICADA DODNE SUS CORTAZONES Y ESPIRITUS NO AGONICEN Y DONDE COMO DOCENTES TENGAMOS CLARO QUE HA YQ EU APROVECHAR EL MAXIMO DE LAS CAPACIDADES DEL INDIVIDUO.ESPERO EN ALGUN FUTURO NO MUY LEJANO, QUE LAS PERSONAS ENTENDAMOS QUE PERTENECEMOS AUN MISMO PLANETA Y QUE PODEMOS COMPARTIR Y AYUDARNOS MUTUAMENTE CON LOS TALENTOS QUE TENEMOS...

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu profundo y sentido comentario.

    ResponderEliminar

ESCRIBE LO QUE PIENSAS DE ESTO.